Peleando con los objetos reutilizables

No permita que el desorden de objetos reutilizables se parezca más a un mal hábito de acumulación que a una gran práctica ecológica: mantenga sus bolsas de compras, botellas de agua y recipientes de alimentos ecológicos bajo control con estos consejos.
Publicado por
ACTUALIZADO: 29/03/11 | Publicado originalmente: 13/09/10



Lleva sus propia bolsa al supermercado, coloca su almuerzo en recipientes de plástico reutilizables y toma sus bebidas de botellas de agua reutilizables. Si, al salvar el medioambiente con recipientes reutilizables, observa que se acumulan en la cocina, no se desespere. Siga nuestros consejos para comprar, conservar, guardar y desechar de manera inteligente sus reutilizables comunes. Despídase del desorden y dele la bienvenida a un estilo de vida ecológico más limpio.

Bolsas de compras reutilizables

Compre de forma inteligente: Busque bolsas de materiales livianos, como nailon y poliéster, que se pueden plegar fácilmente o enrollarse a un tamaño compacto. Son geniales las bolsas con broches, cordones o botones incorporados que pueden sostener la bolsa enrollada, como Envirosaz. También, hay muchos otros estilos que incluyen un estuche que se puede perder con facilidad. Las bolsas enrolladas, livianas y compactas ocupan menos lugar y se pueden llevar en la cartera o maletín.

Tome el control: Utilice una bolsa grande como sostenedor y llénela con todas las bolsas reutilizables. Colóquela cerca de la puerta así no se olvida cuando sale para la tienda o incluso en el picaporte de la puerta del garage si no interfiere en el camino. Aun mejor, mantenga todas o la mayor parte de las bolsas reutilizables en el baúl de su automóvil (de nuevo, todas en una bolsa más gruesa) de manera tal que estén a mano para viajes no planificados. También puede comprar o hacer sostenedores de bolsas para las compras de plástico. Si la mayor parte de sus bolsas son de nailon liviano, entrarán fácilmente en las bolsas descartables.


Recipientes para almacenar alimentos

Compre de forma inteligente: Es posible que tenga una heterogénea variedad de recipientes de todas las formas y tamaños y de diferentes materiales o marcas. Una forma de comenzar a controlar el desorden es quedarse con un tipo o marca de recipiente ya que es más posible que las tapas se puedan intercambiar incluso entre diferentes tamaños de la misma forma. Asegúrese de que los recipientes cubran todas sus necesidades; de lo contrario, no los terminará usando y solo ocuparán espacio. Por ejemplo, no todos los recipientes para almacenar alimentos se pueden usar en el microondas y lavaplatos y son aptos para colocar en el congelador. Si desea que sean más versátiles, puede invertir en recipientes hechos de materiales más durables, como el vidrio.

Tome el control: Destine un cajón o un gabinete para sus recipientes y solo mantenga la cantidad que necesite. Planifique para mantener un conjunto de recipientes para una semana aproximadamente. Tenga en cuenta lo que usa para los almuerzos y los restos durante siete días. Adopte el hábito de traer a casa los recipientes vacíos del trabajo el mismo día que los usa y tirar los restos de comida para que pueda volver a utilizar los recipientes más pronto. Una vez que ya tenga su stock para la semana, añada algunos conjuntos usados y limpios. Son ideales para enviar restos de comida a casa porque no se tendrá que preocupar por recuperar los recipientes.

Mantenga todas las tapas organizadas por forma y tamaño, almacenadas de un lado (en lugar de apiladas) en un tubo de plástico u otro separador, para que pueda levantar una del gabinete sin derribar toda la pila. Para el resto de los recipientes, apile según la similitud de formas. Si tiene recipientes pequeños, como para alimentos de bebé o condimentos, colóquelos todos juntos en un contenedor grande o en una bolsa grande con cierre. Si tiene espacio, un secador de platos también es útil para guardar las tapas derechas y ordenadas.


Botellas de agua y tazas térmicas

Compre de forma inteligente: Elija botellas de agua que sean fáciles de lavar, es decir, con boca ancha, picos, tapas o sorbetes que se separen de la botella y con pocas ranuras donde puedan acumularse residuos. Los recipientes con ganchos o anillos son más fáciles de almacenar y transportar.

Tome el control: Evite la tendencia a coleccionar botellas de agua y tazas térmicas cada vez que ve un nuevo estilo o precio barato. Si tiene demasiadas, es posible que las deje sin lavar en el automóvil o en el escritorio. En cambio, tenga una o dos para cada persona que las usa y sea cuidadoso al lavarlas. Si empiezan a tener olor a humedad, puede lavarlas con un poco de bicarbonato de sodio o incluso limpiadores efervescentes para dentaduras.

Existen algunas maneras de organizar los recipientes de diferentes tamaños. Si tiene espacio, puede colocar algunos ganchos debajo de un gabinete o en una pared en la despensa y colgar las botellas de las asas o ganchos. O bien, podría colocar una cadena o soga del techo de la despensa y enganchar las botellas de los eslabones. Si no tiene mucho espacio o si las botellas no tienen ganchos, puede comprar una unidad de alambre que se cuelga debajo del gabinete o de un estante de la despensa y colocar las botellas en ese lugar.


Si es necesario cambiar algunas de sus botellas reutilizables además de reorganizarlas, puede donar las que sobren que aun se puedan usar a la Caridad o a un refugio de su área. Si ya no se pueden volver a utilizar, es hora de desecharlos. Verifique si se reciclan recipientes de alimentos o botellas de agua en su comunidad y convierta las bolsas viejas en alfombras o también manteles individuales.






Las bolsas y los recipientes de la marca Ziploc® no están hechos con BPA y proprocionan soluciones de calidad e inteligentes que ayudan a las familias a aprovechar al máximo lo que hacen todos los días. La sociedad de Ziploc® y Recyclebank® es otro paso en la iniciativa continua de sostenibilidad de la marca Ziploc®. Ziploc® continúa avanzando para minimizar la marca ambiental de sus productos en todo su ciclo de vida, desde la fuente de los materiales hasta la energía usada durante la fabricación y el transporte, hasta la forma en que se desechan los productos. Para obtener más información, visite www.ziploc.com/sustainability .