Cinco razones por las cuales el hierro fundido es la opción más ecológica para cocinar

Confiable, así es el hierro fundido. Durará siglos si se cuida correctamente y tiene una superficie antiadherente por naturaleza, que es ecológica.
Publicado por

Confiable, así es el hierro fundido. Durará siglos si se cuida correctamente y tiene una superficie antiadherente por naturaleza, que es ecológica.

Cuando me estaba por casar, mi abuela me dio dos de sus sartenes de hierro fundido: uno pequeño de 6 pulgadas para preparar pan de harina de maíz para dos personas y el otro de 12 pulgadas para todo lo demás. Me dijo que todo lo que necesitaba para ser una buena cocinera eran esos dos sartenes, una cacerola, una olla sopera y una cazuela. Y de repente añadió que ni siquiera necesitaba la cazuela.



El hierro fundido ha estado presente durante cientos de años. Antes de que los utensilios de cocina de teflón fueran conocidos, el hierro fundido era el estándar para los buenos cocineros en todo el mundo. Confiable, así es el hierro fundido. Durará siglos si se cuida correctamente y tiene una superficie antiadherente por naturaleza, que es ecológica. Puede hornear pan de harina de maíz, preparar huevos revueltos, cocinar su chili vegetariano de porotos negros favorito o cocinar un buen bistec. Los utensilios de hierro fundido son la definición del multiuso.

Si aun no tiene un sartén de hierro fundido, a continuación mencionaré algunas razones para ir a la tienda de reventa o venta de garage más cercana y buscar uno. No se arrepentirá.


Las cinco principales razones por la cual los utensilios de hierro fundido son tan ecológicos...

El hierro fundido es antiadherente por naturaleza.
Si se cura adecuadamente (vea abajo), nada se pegará. El hierro fundido elimina la necesidad de sustancias químicas costosas y tóxicas que se usan para crear las superficies antiadherentes en los utensilios modernos.

Se limpia de forma fácil y ecológica. Todo lo que se necesita para limpiar los utensilios de hierro fundido es agua caliente y un cepillo duro. De esta manera, evita el uso de sustancias químicas peligrosas presentes en detergentes o solventes.

El hierro fundido soporta el calor.
Puede soportar temperaturas muy altas y distribuye el calor de forma más uniforme que los utensilios tradicionales. Debido a que contiene bien el calor, se puede usar menos energía para cocinar. Además, es perfecto para cocinar al aire libre. Solo recuerde que el hierro fundido se calienta; por lo tanto, utilice guantes para horno cuando use una cacerola caliente.

Es una gran oportunidad para reciclar.
No se preocupe al comprar un sartén de hierro fundido o cualquier otro recipiente para cocinar de hierro fundido, como un horno irlandés, en una tienda de reventa o una venta de garage. Incluso si tiene óxido y suciedad, se puede limpiar, volver a curar y seguir usando para siempre.

Es bueno para usted. Los utensilios de hierro fundido filtran pequeñas cantidades de hierro a la comida por lo que obtiene una pequeña cantidad de hierro cada vez que las usa. Casi todo el mundo, en especial las mujeres en edad de procrear, se beneficiarán.


Cómo curar correctamente los utensilios de hierro fundido

Primero, lave los utensilios de hierro fundido. Esta será la única vez que necesitará detergente para lavar, pero debe asegurarse de retirar todo el polvo o la suciedad. Si tiene una pieza de hierro fundido nueva, deberá hacer esto para retirar el recubrimiento de cera que se le coloca para evitar que se oxide hasta que se cure.

Cubra la pieza con algún tipo de aceite.
El hierro fundido tiene una superficie porosa. El proceso de curado llenará y suavizará la superficie para que sea antiadherente. Se utiliza algún tipo de aceite para facilitar este proceso. Yo uso margarina vegetal Crisco. Los tradicionalistas utilizarían grasa. Usted puede usar el aceite de cocinar también, pero obtendrá mejores resultados con Crisco. Debe cubrir toda la superficie con la margarina. No permita que queden grumos, sino que cada esquina y ranura debe tener una capa mediana de margarina. Utilice la misma cantidad que cuando recubre una asadera para preparar una torta.

Hornéela.
Luego, precaliente el horno a unos 350 grados y coloque la cacerola de hierro fundido durante una hora más o menos. Luego de calentarla, apague el horno y deje que se enfríe por completo dentro del horno. Ya está lista para usarse.

Al calentar los utensilios, se crea la oxidación que evita que se forme óxido y hace que la superficie sea antiadherente. Algunas personas que usan hierro fundido recomiendan calentar apenas la cacerola antes de aplicar la Crisco para asegurarse de que la cacerola esté completamente seca y para abrir los poros antes de curarla. No es una mala idea, pero recuerde que el hierro fundido se CALIENTA. Utilice guantes para horno.

El hierro fundido recién curado adoptará una cubierta marrón oscura. Luego de mucho uso, se convierte en negro brillante. Las propiedades antiadherentes de la cacerola aumentarán con el tiempo y el uso; por eso utilice el hierro fundido a menudo. Recuerde que el curado es un proceso. Aunque el hierro fundido se puede utilizar inmediatamente después del primer curado, sus utensilios mejorarán con el tiempo.

¿Cómo vuelvo a curar una pieza de hierro fundido usada? Si compra una pieza de hierro fundido usada, el proceso es básicamente el mismo para volver a curarla, con una excepción. Primero, lave con agua caliente y detergente, como mencionamos antes. Luego coloque la pieza en el horno con la temperatura más alta (o el ajuste de autolimpieza si tiene) y deje hornear durante algunas horas sin aceite ni margarina. Esto extraerá el óxido y el antiguo curado. Después que se enfría, realice los pasos anteriores para volver a curarla.


Cuidados de los utensilios de hierro fundido

Después de cada uso, lave la pieza con agua bien caliente y refriegue con un cepillo duro para retirar cualquier partícula que haya quedado. No utilice detergente ya que retirará el curado. Después de refregar la cacerola, pásele una capa delgada de Crisco o aceite vegetal y guárdela en el horno. ¿Por qué ahí? Porque el horno tendrá menos humedad y mantendrá al hierro fundido sin óxido. Además, cada vez que use su horno es una oportunidad para curar la pieza. Aunque saque la pieza de hierro fundido cuando usa el horno, aplique una capa delgada de margarina antes de volverla a colocar en el horno caliente. En especial si es una pieza nueva, esto ayudará a realizar un curado adicional.

He atesorado las sartenes que mi abuela me regaló y he agregado más a mi colección con los años: un horno holandés en 1989 y una plancha el año pasado. Hace 15 años en una venta de garage en Los Ángeles, compré un sartén grande y profundo, que se llama sartén de Texas. (Un presagio, creo, porque ahora vivo en Texas.) Me encantan los utensilios de hierro fundido. Creo que a usted también le gustará.