Libros: redefinición de reducción, reutilización y reciclado

¿Qué hace con ese bestseller una vez que ha leído la última página? Deshágase de sus libros de un modo ecológico.
Publicado por
Publicado originalmente: 12/08/10



Leer un buen libro es realmente uno de los grandes placeres de la vida, pero parece que los libros se acumulan en casa. Si no es de los que vuelve a leer su colección, puede mantener su biblioteca solo con algunos volúmenes favoritos sin que los libros terminen en el vertedero.

Pero espere. Cuando se trata de libros, la respuesta no es necesariamente reciclar. Desafortunadamente, el adhesivo usado en el proceso de encuadernación evita que muchos libros se puedan reciclar. Debido a que las tres R tradicionales pueden no ser tan obvias, hemos especificado cómo utilizar los libros. Entonces, ahora puede conservar su colección de libros de una manera ecológica.


Reduzca

Existen diferentes formas de ser ambientalmente responsable con respecto a los libros que compra para que pueda reducir el impacto antes que un libro llegue a su biblioteca y es por una buena razón. De acuerdo con Green Press Initiative, por año se usan casi 30 millones de árboles para fabricar libros en los Estados Unidos.

Busque productos ecológicos. Revise la tapa, las solapas internas o la página de los derechos de autor para conocer si se imprimió con tinta de soja, se usó papel reciclado o papel certificado por FSC. También puede considerar comprar libros de editores que hayan adoptado políticas ambientales fuerteso tener en cuenta las listas de lectura, como la proporcionada por Rainforest Action Network, que menciona títulos específicos que se imprimieron en papel reciclado o consulte si su autor favorito solicita normalmente que sus libros se impriman en papel reciclado.

Explore lo digital. Ya sea que invierta en un Kindle o iPad o compre libros digitales para leer en su SmartPhone, dedicarse a la lectura electrónica puede ahorrarle dinero con el tiempo. Los libros digitales a menudo cuestan menos que sus equivalentes impresos y pueden conservar recursos que los libros impresos utilizan en grandes cantidades, como los árboles.

Compre o tome prestado libros usados. Extienda la vida de un libro comprándolo usado o haga circular entre sus amigos y familiares sus volúmenes favoritos. Con eso, ayuda a otros a mantener controladas sus propias bibliotecas.



Reutilice

Tal vez la mejor forma de extender la vida de un libro es pasarlo a otras personas. Por suerte, existen numerosas maneras de hacerlo.

Venda. Sitios en Internet como Cash4books.com, Half.comy Amazon.com, son opciones conocidas para vender libros usados o puede venderlos en librerías de libros usados. Para obtener la mayor ganancia, intente con BookScouter.com, que lo ayudará a encontrar quién paga más.

Intercambie o comparta. Existen numerosos sitios en Internet interesantes y servicios específicos para intercambiar o compartir libros. Con BookCrossing, puede realizar un seguimiento de la vida de su libro y ver quién lo está leyendo. También puede intercambiar libros con otras personas a través de BookSwap o BookMooch.

Done. Considere dar los libros a una biblioteca local, caridad, centro de jubilados, refugio o escuela. Una opción es Better World Books, que recolecta libros usados y los revende para recaudar dinero para programas de alfabetización a nivel mundial.

Transforme desarmando y reconstruyendo. Los libros pueden ser un gran elemento para proyectos o decoración del hogar. Puede enmarcar las hermosas páginas de libros ilustrados o libros de imágenes para niños y colgarlas en la pared o puede recortar las imágenes para hacer tarjetas. Puede usar los libros para hacer de todo, desde monederos hasta lámparas y cajas de seguridad para guardar pequeños tesoros. Incluso hemos visto un intrépido diseñador usar libros desechados para crear una barra de bar.



Recycle

Sí, ya sabemos que mencionamos que los libros pueden ser difíciles de reciclar por el adhesivo utilizado para encuadernarlos, pero no es imposible. Busque Earth911 para encontrar centros de reciclaje locales que aceptarán sus libros. Aunque la mayoría sólo acepta libros de editoriales y librerías, no de consumidores, existen algunas empresas, como Book Destruction, que muelen los libros y usan la pulpa para hacer otros productos.